LUGARES TURISTICOS

ATRACTIVOS TURISTICOS
Análisis descriptivo general por categorías: Naturales, Culturales, Etnografía y Folklore, Realizaciones Técnicas y Científicas y Acontecimientos Programados.

1.-SITIOS NATURALES
El Mapeo de suelos, realizado en la Provincia Chayanta ha identificado dentro de la categoría 1. Sitios Naturales: grandes paisajes como montañas, serranías, colinas y pie de montes, sin embargo, uno de los atractivos con potencial turístico dentro de esta categoría es la que corresponde al sub tipo 1.9.2 Pesca deportiva a realizarse en el Rio Chayanta, lugar donde en la actualidad, existe una rica fauna piscícola que puede ser explotada dentro de la categoría Pesca Deportiva de Devolución, muy practicada en todo el mundo, ésta consiste en realizar la actividad utilizando anzuelos que no dañen a los peces, para que luego de ser pescados, se tome la fotografía y sean devueltos a su hábitat natural.

2.- PATRIMONIO URBANO ARQUITECTÓNICO Y ARTÍSTICO
La segunda categoría: 2. Patrimonio Urbano, Arquitectónico y Artístico es la que posee mayor riqueza el Municipio de Ravelo, cerca de 15 atractivos identificados corresponden a esta categoría, destacando las obras de arquitectura vinculadas a los héroes de la independencia, los esposos Manuel Ascencio y Juana Azurduy de Padilla
De acuerdo al trabajo de campo e investigaciones realizadas, los atractivos clasificados en la categoría de Patrimonio Urbano, Arquitectónico y Artístico, se describen a continuación:
a) SAN LUIS DE CHIPIRINA, a 14 km, aproximadamente a 20 minutos en vehículo o a una hora a pie de distancia del pueblo de Ravelo, se verifica la existencia de ruinas de la que fuera hacienda de la madre de  Dn. Manuel Ascencio Padilla. Así mismo se define como el lugar de nacimiento  de éste prócer de la independencia, dato confirmado a través de investigaciones históricas .
La prospección arquitectónica realizada da cuenta de la existencia de ladrillo pastelón cuadrado de aproximadamente  30cm. por 30 cm., que se utilizaba  como acabado de piso, también se encontró vestigios de ladrillos circulares para columna, el revoque tradicional de tierra, elementos que no indican que los propietarios de la hacienda pertenecían a una clase  económica acomodada .
En el sector identificado por los comunarios como el patio de la hacienda, existe una formación rocosa de medianas dimensiones que la leyenda oral señala es una vaca petrificada. La tradición cuenta que está prohibido acercarse a la misma ya que aquellos que la tocan corren el riesgo de enloquecer.  En ocasiones, cuando hay neblina, los comunarios afirman que oyen mugir a la vaca y la ven rondando preñada por las ruinas de la hacienda de Don Manuel.
b) TOROCA.- En la iglesia de Toroca, considerada como vice Parroquia,  se instaló por mucho tiempo el ejercicio parroquial, ya que la sede principal de la localidad de Moromoro, se encontraba en completo deterioro, así lo ratifican los documentos coloniales que son de mucha valía para seguir investigando .
Al haberse concentrado por mucho tiempo la actividad clerical en esa localidad, la región ha estado vinculada totalmente con los feligreses de otras comunidades y es por esa razón que el pueblo ha crecido y en la actualidad permanecen construcciones de la época que le han dado un toque arquitectónico interesante.
La historia oral, identifica una casa, actualmente conservada y habitada por los descendientes de los cuidadores de la  familia de Doña Juana Azurduy de Padilla. El
inmueble se encuentra aproximadamente a 35 km., una hora en vehículo o a 5 horas de caminata del centro poblado de Ravelo.
Otro elemento que llama la atención en el mismo sector, es la existencia de dos molinos  de agua, uno prácticamente en ruinas y el otro todavía en funcionamiento. Los comunarios de la zona informan  que eran muy requeridos para la molienda de los cereales que se producían en la zona.
A pocos kilómetros, en la ribera del río, se encuentran  reductos de una infraestructura que los comunarios del lugar identifican como el depósito que la familia de Doña Juana Azurduy de Padilla utilizaba, en aquella época,  para el acopio de la cosecha de productos agrícolas y eventualmente funcionaba  como salón para actividades sociales.
c) ARACACHA,  a 6 km. Del centro poblado de Ravelo, en el sector de Kelkata aproximadamente a 20 minutos en vehículo y media hora de caminata, se encuentran unas  pinturas rupestres en formas circulares de color guindo negruzco, blanco y negro. Se presume que son de origen incaico, aunque no se han realizado estudios especializados.
d) SAUCE MAYU CENTRO,  a 8km de distancia del pueblo de Ravelo, aproximadamente a 20 minutos en vehículo y otros 20 minutos de caminata, se identifican  pinturas rupestres en una especie de cueva a la que se accede por un sendero accidentado y empinado. Las pinturas corresponden a dibujos de una seguidilla de chivas de color guindo, que forman una especie de ruta que seguían los Incas, según cuentan los comunarios de la zona.
A pocos kilómetros de lugar, en la misma comunidad se han identificado aproximadamente una docena de huellas fosilizadas de lo que parecen ser pequeños pies, que se encuentran en proceso de investigación.
e) PARANCAYA, a una distancia 5 km,  15 minutos en vehículo o 50 minutos a pie desde el centro poblado de Ravelo, con dirección al municipio de Ocurí, en una pared rocosa vertical, se pueden observar petroglifos, tallados en piedra, con figuras antropomorfas y zoomorfas, que los comunarios del lugar le atribuyen origen incaico, aunque aún no se ha realizado investigaciones arqueológicas.
Su atractivo principal es el tesoro de plata que, según la leyenda, conserva en su interior, el mismo está sellado por un bloque de piedra denominado puerta del diablo, que impide el acceso y que según creencias locales está embrujado.
f) TANGA TANGA, a pocos metros del límite con la comunidad de Parancaya, se pueden divisar petroglifos con figuras antropomorfas de lo que parecen ser cabezas humanas y demonios. Los comunarios afirman que corresponden al periodo incaico, aunque tampoco se han realizado estudios arqueológicos en el lugar.
Estos tallados en piedra, se encuentran ubicados a 15 minutos en vehículo y aproximadamente una hora a pie de distancia del centro poblado de Ravelo.
g) CHALLUMA,a unos 20 minutos en vehículo, en la comunidad de Chaluma, se encuentra una iglesia antigua, edificada en la misma piedra que cobija la imagen de la Virgen de Piedra, que es muy venerada por los comunarios del lugar.
h) PUEBLO DE RAVELO, además del patrimonio arquitectónico que conserva y la riqueza cultural local, destaca la histórica parroquia de San Miguel de Moro Moro, que custodia el certificado de bautismo de Don Manuel Ascencio Padilla y el acta de matrimonio con Doña Juana Azurduy.
A 10 minutos en vehículo, a orillas del río Ravelo, se encuentra la Hacienda el Molino, de estilo colonial, de color blanco y techo de teja, consta de un patio principal rodeado por corredores con arcos de medio punto. En su interior conserva dos molinos de agua construidos en piedra, uno de ellos todavía en funcionamiento, donde se procesa la harina  de trigo y maíz. El inmueble es de propiedad privada y actualmente, en los espacios verdes se cría ganado vacuno y ovino. Las fosas formadas por el río son aptas para bañarse.
Según información registrada en el Plan de Desarrollo Municipal de Ravelo 2014-2018, existen lugares en los que se registra la presencia de chullperios, información que aún se encuentra en proceso de verificación de acuerdo al trabajo de campo.

ETNOGRAFÍA Y FOLKLORE
En la categoría de Etnografía y Folklore, el Municipio de Ravelo tiene  una  gran riqueza; Su origen multiétnico, se remonta a las antiguas poblaciones que formaban parte del gran Ayllu Macha y Yampara. Sin embargo, es “necesario establecer una relación étnico cultural de los JALQ’AS Y LLAMEROS. Entre la cuarta sección Ocuri y la segunda sección Ravelo de la provincia Chayanta, hay una especie de cordón étnico cultural indígena, entre lo que es el Jalq’a y el llamero, que pervive en estas secciones, que tienen diferencias en sus vestimentas, costumbres y vienen desde sus ancestros, desde la cultura colla incaica. Los jalq’as, producto de la imposición socio cultural de los Mitimaes Incaicos y los llameros, producto de la supervivencia, herederos de la cultura Colla aymara .
En cuanto a la VESTIMENTA de la cultura Jalk’a, se puede señalar, que con el transcurso del tiempo  el atuendo típico ha  cambiado ya sea por influencia externa de la migración o por la situación económica actual. Así la vestimenta típica de la mujer es el (acsu, llijlla, sombrero blanco y rebozo). El varón lleva sombrero blanco, camisa blanca con vivos negros y pantalón blanco de paño elaborados por ellos mismos. Algunos de los habitantes varones utilizan ponchos de diferentes características  y el color depende de cada zona y de la ocasión, pues usan ponchos de diario como de fiesta, de la misma manera que las mujeres sus acsus.
Otra de sus fortalezas es el FLOKLORE MATERIAL, traducido en sus artesanías, especialmente sus textiles, sin embargo también vale destacar la producción de   chuas, bateas, yugos, arados, fullus, ponchos, chuspas, costales, sinchas y fajas para bebes, chulus, polleras, arados, yugos, palos de herramienta,  enseres de cocina tanto de madera como de cerámica y la elaboración de instrumentos de trabajo. La tejería, es otra de sus actividades así como la fabricación de lozas de piedras.
La producción artesanal se realiza, generalmente, después de la época de cosecha, cuando la actividad agropecuaria reduce de intensidad. La tecnología es rudimentaria y manual, se transmite de generación en generación y se utilizan materiales locales.
Mencionamos los textiles como una de las artesanías relevantes, no sólo por la belleza, simbolismo y calidad de los mismos, sino por su posicionamiento en el mercado turístico, pues éstos han sido estudiados y puestos en valor en el sector que corresponde a Sucre por la Fundación Antropólogos del Sur Andino y tienen un gran éxito, permitiendo a muchas familias tener un ingreso importante por la comercialización de los mismos.  
Otro de los elementos a destacar es la MEDICINA TRADICIONAL, cuyo principal agente rural para muchos ritos populares curativos, sigue siendo el “jampiri”. Se afirma  que, en los últimos tiempos, ha crecido bastante el interés por los jampiris y algunos de ellos reciben muchos pacientes.  Las plantas medicinales más utilizadas son: el payco,  manzanilla, malva, amor seco, muña, llantén, hierba buena, toronjil.
A los aysiris o brujos, se los considera conocedores y dominadores de las fuerzas que emanan de los cerros, quebradas y manantiales, recurren a ellos para descubrir los maleficios que afecta su salud, sus cultivos, animales y otros; con la esperanza de que vuelva a su favor cualquier situación negativa.
Esta actividad que en la actualidad tiene un uso importante para los habitantes de las comunidades del Municipio de Ravelo, puede ser aprovechada turísticamente si se implementan centros de atención donde se concentren algunos de estos médicos tradicionales, complementados con centros de interpretación de la medicina, de acopio, procesamiento y comercialización de las plantas medicinales.  El proyecto a diseño final, que forma parte de presente  consultoría, presenta un área de exposición de la medicina tradicional que contemplará la atención especializada de un jampiri local.
En lo que respecta a FERIAS Y MERCADO DE  COMERCIALIZACIÓN, en el municipio de Ravelo se realizan una feria dominical a lo largo del año denominada Sorojchi - Molle Molle y más de ocho ferias calendarizadas, siendo la principal la que se realiza en el centro poblado, estas ferias se encuentran muy orientadas a la expoventa de productos agrícolas, atraen a comerciantes de lugares cercanos, pero no se ha realizado una planificación con fines turísticos, por lo que se debe encarar en primer lugar, la edificación de una infraestructura adecuada como un mercado acorde con el entorno arquitectónico y paisajístico, de tal manera que éste también se constituya en un atractivo y donde además de comercializar todos los productos agrícolas que se producen en el municipio, se realicen diferentes actividades culturales (se debe realizar un rescate de danzas, música, cuentos y otros).